El Náufrago

Son muchas las historias y cuentos sobre personas que después de perder su nave por la tempestad de las aguas e ira de los dioses, quedan solas y desesperadas en alguna pequeña isla en medio de la nada, de donde difícilmente serán encontradas.
 
Personas desdichadas y solitarias que cuentan cada día que pasa con lineas agrupadas sobre alguna pared de aquel olvidado lugar a la espera de ser vistos por algún barco que ronde sus costas, listos para encender alguna gran fogata que lance la señal de aviso sobre la existencia de una alma infeliz en dicha isla.
 
Pero, ¿Por qué nunca se ha hecho una historia sobre los náufragos que no quieren ser encontrados? Personas que viven felices en su propia Isla, a la que les costo tanto escapar. Aquellos que no les interesa un barco de comerciantes que los rescate para volver a alguna gran ciudad, con el bullicio de sus mercados, donde todos se matan entre si y viven para ellos, sin importarles los demás.
 
Náufragos que en aquel desolado lugar encontraron la forma de vivir en paz  y que lo único que esperan cada día es el ocaso hermoso del sol desapareciendo entre las aguas por que se sienten dichosos de presenciarlo día con día. 
 
Posiblemente si una historia así se escribiera en la actualidad, sería sobre una persona que después de escapar de la sociedad, se sintió aliviada y feliz, ya que había perdido toda fe y esperanza en las personas y viviría feliz lejos de ellos rogando cada día por no ser encontrada jamás.

 

Compartir

Sannder

Sannder

Fotógrafo Creativo y Autodidacta. Apasionado por crear, aprender y reir.

Intereses: Música, Naturaleza, Viajar, Aventura, Fantasía.

Palmares, Alajuela, Costa Rica